Día Mundial del Párkinson

El día 11 de abril fue declarado como el Día Mundial del Parkinson por la OMS en el años 1997, ya que fue el día en que nació James Parkinson, el primer neurólogo en describir esta enfermedad en 1817.

Con motivo de este día, la Federación Española de Párkinson y las asociaciones de párkinson españolas han lanzado la campaña Señales Invisibles.

El objetivo de esta campaña es dar visibilidad a los síntomas más desconocidos de esta enfermedad. El temblor es el síntomas que más se conoce, pero en realidad es uno de muchos otros síntomas que se desarrollan en el Párkinson. Estos síntomas menos conocidos son señales invisibles, entre las que destacan: alteraciones del habla, rigidez facial o alteraciones de la escritura.

A su vez, también se busca concienciar y sensibilizar a la sociedad sobre el impacto del Párkinson; y dar visibilidad al modo en que afecta la enfermedad en la vida cotidiana, haciendo hincapié en una sencilla tarea: la escritura.

La omisión de letras es una de las alteraciones que aparecen en esta enfermedad, y un ejemplo de los problemas de comunicación a los que se enfrentan los enfermos y sus familias.

Los problemas de comunicación colocan a la persona en una situación de vulnerabilidad. Un mayor conocimiento de la enfermedad ayuda a la inclusión social, laboral y familiar de las personas con Párkinson.

Desde NEPSA Rehabilitación Neurológica nos queremos apuntar a este día dedicando este artículo a la intervención de alguno de esta señales invisibles: la Intervención Logopedia en el Párkinson.

¿Qué es el Párkinson?

La Enfermedad de Párkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso de forma crónica y progresiva. Pertenece a los llamados Trastornos del Movimiento.

Se caracteriza por la pérdida o degeneración de neuronas en la sustancia negra. Estas neuronas se encargan de producir la dopamina, neurotransmisor fundamental para que el movimiento del cuerpo se realice correctamente.

Esto ocasiona que el control del movimiento se vea alterado, los mensajes de cómo y cuándo moverse se transmiten de forma errónea, dando lugar a los síntomas motores como el temblor en reposo o la rigidez.

Otros neurotransmisores importantes también se ven afectados por la EP, lo que nos explica la aparición de otros síntomas no motores.

Esta enfermedad afecta a 160.000 personas en España y a más de 7 millones en todo el mundo. Aunque comúnmente es una enfermedad asociada a la tercera edad, un 10% de los afectados son diagnosticados antes de los 50 años.

El papel de los logopedas en la intervención del Párkinson

La EP muestra una progresiva alteración en el habla y la deglución que aumentan en frecuencia e intensidad a medida que evoluciona la enfermedad.  Es aquí donde entra el trabajo de los logopedas.

Estos profesionales van a proporcionar estrategias que mejoren la comunicación y deglución; y esto a su vez, repercutirá en la calidad de vida de la persona y su entorno.

Problemas de comunicación verbal en la EP

La disartria es la denominación de los problemas de comunicación oral provocados por la lentitud, debilidad y falta de sincronía de la musculatura del habla.

Los problemas más comunes que se presentan en el habla son:

  • Perdida progresiva del volumen de voz (hipofonía)
  • Monotonía de la voz
  • Afectación del ritmo de habla con tendencia a un aumento de la velocidad (taquilalia)
  • Cambios en la calidad e la voz
  • Dificultad en la articulación
  • Vacilación antes de hablar con titubeos iniciales

Los trastornos de deglución

El proceso de deglución va desde que el alimento esta en la boca hasta su llegada al estómago. Este tipo de problema puede comenzar en cualquier fase de la enfermedad.

La disfagia es la dificultad que tiene el paciente con EP para tragar; y conlleva unas serie de consecuencias: desnutrición, deshidratación y problemas respiratorios. Suele pasar inadvertida, ya que en su inicio es asintomática.

El tratamiento logopédico

La intervención logopédica en la EP se centra en aumentar la expresividad facial y la intensidad de la voz, mejorar la calidad vocal de la persona, además del ritmo y la prosodia del habla, disminuir las dificultades deglutorias, aumentar el tamaño y calidad de la grafía y mejorar la articulación.

Intervención en los trastornos del habla y la voz

El tratamiento se centra en reeducar a la persona por medio de una serie de ejercicios:

El entrenamiento respiratorio cotodiafragmatico se centra en aumentar la capacidad pulmonar y conseguir una relajación muscular generalizada. Para ello se realizara ejercicios:

  • Relajación: el paciente relajara los músculos para favorecer la articulación y fonación, sin provocarle dolor.
  • Postura: se pretende conseguir un postura que favorezca los movimientos de los músculos relacionados en la respiración y la fonación.
  • Respiración: conseguir que el paciente haga una respiración de tipo costo-diafragmática.

Entrenamiento en técnicas fonatorias para atenuar los efectos de la voz parkinsoniana.

  • Fonación: trabajar la coordinación fonorespiratoria al hablar y gestionar el aire.
  • Trabajo sobre las características de la voz: su intensidad, duración, tono, timbre y resonancia.

Entrenamiento en los movimientos logocinéticos, con el fin de mejorar la movilidad oral:

  • Articulación: mejorar el control de la producción de sonidos del habla.
  • Prosodia: se ha de trabajar sobre las características melódicas del habla, con el fin de ganar inteligibilidad.

El manejo de la disfagia en la EP

La intervención de los trastornos de deglución deben adaptarse a la progresión de la enfermedad y modificar las estrategias de tratamiento según su gravedad.

Las principales estrategias que se utilizan son:

  • Estrategias posturales: su fin es la deglución segura y eficaz. Implican poca fatiga y son de fácil aplicación.
  • Maniobras activas: maniobras voluntarias que ayudan a cambiar la fisiología.
  • Incremento sensorial: ayuda a poner en alerta el sistema nervioso central antes de la deglución.

Cuando no se pueda garantizar la deglución segura, se recomienda la combinación de la nutrición oral con la enteral o solamente la enteral. Este tipo de casos están asociados a otras patologías como al demencia y los estadios finales de la enfermedad.

 

Referencias:

 

Sigue nos o da un me gusta:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar