Día Internacional del Síndrome de Asperger

Desde el año 2007, cada 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger. Un día en el que gran número de personas reclaman ocupar un espacio en una sociedad que suele rechazar la forma de pensar, sentir y actuar diferente.

El objetivo de este día es dar visibilidad a la realidad, las necesidades y capacidades de las personas con el síndrome de Asperger. De esta manera, la Confederación Española de Autismo ha lanzado la campaña “Haz Espacio“, con el fin de reivindicar una mejora en el reconocimiento de las necesidades de las personas con síndrome de Asperger en los sistemas de valoración de la discapacidad y de la situación de dependencia, e incorporar el Trastorno del Espectro Autista de manera específica en la normativa española.

Con esta campaña se pretende poner foco en el esfuerzo que hacen las personas con síndrome de Asperger por encajar en los entornos que no se adaptan a sus características y necesidades.

Es por ello, que desde NEPSA Rehabilitación Neurológica nos unimos en la celebración de este día, y dedicaremos este artículo al Síndrome de Asperger.

¿Qué entendemos por Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del desarrollo que conlleva una alteración neurobiológicamente determinada en el procesamiento de la información. Los afectados por el SA tienen un aspecto e inteligencia normal, y en ocasiones, superior a la media.

Se caracteriza por una alteración cualitativa de la interacción social; por patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados; no presenta un retraso clínicamente significativo en el lenguaje, las conductas adaptativas y la curiosidad propia de la edad.

El SA se encuentra dentro de la categoría diagnostica del Trastorno del Espectro Autista (TEA). El TEA es un trastorno complejo del neurodesarrollo que afecta principalmente a las competencias de la comunicación social y a la flexibilidad del pensamiento y del comportamiento de la persona.

Este síndrome supone una discapacidad para comprender el mundo de lo social, y como consecuencia de ello aparecen comportamientos sociales inadecuados que dan lugar a problemas en todos los ámbitos, tanto a la persona como a su familia.

 

 

¿Es lo mismo Autismo que Asperger?

Ha día de hoy esta discusión continua en la comunidad científica. Algunos expertos consideran que el SA debe ser clasificado por separado, mientras que otros sostienen que las dificultades de base son iguales y que solo el grado de las mismas es el que marca las diferencias.

En el autismo las deficiencias son mucho mayores que en el SA, la persona posee a menudo poco o nada de lenguaje, y los problemas de aprendizaje son más comunes.

En cambio, en el Asperger siempre está presente el lenguaje formalmente correcto y la inteligencia es normal.

La conclusión actual, es que las semejanzas entre autismo y asperger son suficientes como para incluirlos dentro del mismo espectro de desórdenes del desarrollo.

Epidemiología del SA

No se conoce la causa exacta de este trastorno, aunque se sospecha que pueden deberse a factores genéticos y ambientales, que dan lugar a un anómalo funcionamiento del sistema nervioso central.

En cuanto a la prevalencia del SA, se registran cuatro varones por cada mujer.

Síntomas comunes del Síndrome de Asperger

Este trastorno se presenta de diferente forma en cada individuo, pero todos tienen en común algunas características:

  • Socialmente torpes y difícil de manejar en su relación con otros niños y/o adultos. Ingenuo y crédulo
  • De forma habitual, sin conciencia de los sentimientos e intenciones de otros
  • Presenta dificultades para llevar y mantener el ritmo normal de una conversación.
  • Se alteran con facilidad por cambios en rutinas y transiciones
  • Presenta una extrema literalidad en el lenguaje y su comprensión
  • Muy sensible a estímulos sensoriales extremos o aberrantes
  • Fijación en un tema u objeto, del que pueden llegar a ser verdaderos expertos. Lo que se traduce también, e una limitada gama de intereses o aficiones
  • Físicamente torpe y en la mayoría de los casos presentan una torpeza motora

 

Estas características están muy presentes en cualquier etapa del desarrollo de la persona. La persona con Asperger presenta un estilo cognitivo distinto, su pensamiento es lógico, concreto e hiperrealista.

Su capacidad no es evidente, solo se percibe a nivel de los comportamientos sociales disfunciones.

 

 

Intervención en el síndrome de Asperger

El tratamiento actual está enfocado a intervenir en los tres síntomas principales de este síndrome: malas habilidades de comunicación, rutinas obsesivas o repetidas, y torpeza física.

No existe un programa estandarizado e ideal para tratar el SA, se ha de adaptar a cada persona, y cuanto antes se realice la intervención mejor pronóstico habrá.

Un programa eficaz se asienta sobre los intereses y capacidades del niño, enseña tareas mediante pasos simples, involucra activamente la atención del niño en actividades estructuradas, y refuerza el comportamiento regular.

Este tipo de intervención suele incluir:

  • Capacitación sobre habilidades sociales: un tipo de intervención grupal que enseña a los niños con SA las habilidades que necesitan para interactuar de forma positiva con otros niños y personas.
  • Terapia especializada en el habla y el lenguaje: la intervención de logopedas ayuda a los niños con problemas con la pragmática del lenguaje, y les enseña habilidades importantes de conversación.
  • Fisioterapia: trabaja el desarrollo de la fuerza corporal para mejorar la coordinación motora.
  • Terapia ocupacional: se centra en trabajar las habilidades motoras finas (cualquier cosa que requiera el uso de las manos), también se trabajará la coordinación ojo-mano; y, ayuda a la persona con SA a enfrentarse a los problemas sensoriales.
  • Intervención psicológica: ayuda las personas con SA que tienen mayores niveles de ansiedad o son más explosivos, a controlar mejor sus emociones y disminuir sus interese obsesivos y rutinas repetidas, para que no se vuelvan disruptivas.
  • Uso de medicación, para controlar las enfermedades coexistentes como la depresión y la ansiedad.
  • Psicoeducación dirigida a los padres, con el fin de enseñarles técnicas de comportamiento para usar en el hogar, y darles toda la información que necesiten sobre este trastorno y lo que conlleva.

 

Pronostico: ¿qué sucede cuando llegan a adultos?

Por medio de un tratamiento eficaz, los niños con SA pueden aprender a lidiar con sus discapacidades, aun así siempre pueden encontrarse con relaciones o situaciones sociales que les exijan un mayor esfuerzo.

Muchos adultos con SA son capaces de trabajar y llevar una vida normal, aunque pueden continuar necesitando ayuda y apoyo moral para mantener una vida independiente.

 

 

 

Referencias

Sigue nos o da un me gusta:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar