Monográficos para Pacientes y Familiares: Alzheimer V

EXPLORACIÓN DEL PACIENTE CON SOSPECHA DE DEMENCIA

paciente

Hay una rutina más o menos fija a la hora de examinar a un paciente sobre el que tenemos sospecha de demencia. No es un procedimiento demasiado complicado, salvo en aquellos casos en los que existen circunstancias que los convierten en especiales.

 

Historia clínica

 

La rutina comienza haciendo historia clínica del paciente. Por lo general un neurólogo verá al paciente y rastreará toda la historia de la enfermedad, cómo ha evolucionado en ese paciente, que hitos de la historia natural de la enfermedad se han ido sobrepasando hasta el momento actual, qué cosas se han hecho hasta entonces, qué opina la familia, qué opina el paciente y cómo se siente. La reconstrucción de esta historia estará guiada por preguntas del neurólogo acerca de cómo comenzaron los síntomas, cuál fue el primero de todos, si la enfermedad ha progresado de manera lenta o rápida, que circunstancias rodearon la aparición de los primeros síntomas, qué cosas notaron las personas cercanas a la familia. También habrá preguntas sobre cómo están las funciones cognitivas del paciente, cómo es su concentración, su memoria o su lenguaje. Cómo se encuentra físicamente, si duerme bien y come bien, o si ha perdido o ganado peso. Y, muy importante, cómo está el paciente en cuanto a su independencia, como se maneja con actividades cotidianas como utilizar el teléfono, usar el dinero, organizar la toma d sus medicaciones o hacer la compra.

 

Examen del estado mental

 

En este punto se examina el funcionamiento de las funciones neurocognitivas del paciente. Habitualmente en las consultas de neurología se hace un breve screening (prueba de cribado) en el que se pueden observar algunos fallos cognitivos; el neurólogo suele completar este screening con algunos exámenes cualitativos más para obtener un poco más de información.

 

Lo correcto es realizar, por parte de un neuropsicólogo acreditado, una exploración neuropsicológica completa. De ella se obtendrá un diagnóstico neurocognitivo preciso; se tendrá información amplia y valiosa sobre como está la orientación, atención, memoria, praxias, gnosias, función visoespacial, funciones ejecutivas, lenguaje, y otros aspectos neuropsicológicos del paciente, que en ocasiones serán clave para el diagnóstico diferencial del tipo de demencia.

 

El neuropsicólogo utiliza una amplia batería de pruebas neurométricas, psicométricas normativas; y también se vale de análisis cualitativos para llegar a su diagnóstico.

 

Exploración Física

 

El médico llevará a cabo una exploración física general para conocer el estado de salud del paciente. Además incluirá algunas pruebas de laboratorio y de neuroimagen para descartar la presencia de otras patologías (por ejemplo accidentes cerebrovasculares) que puedan dificultar o enmascarar el diagnóstico final.

Sigue nos o da un me gusta:
error
WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar