Agorafobia

La agorafobia es un trastorno de ansiedad en el que ésta es causada por el miedo a sufrir un ataque de pánico en determinados lugares o situaciones y, como respuesta, la persona los evita para reducir la ansiedad. Por lo general, la agorafobia se desarrolla tras haber sufrido algún ataque de pánico real relacionado con una situación en la que es difícil escapar, recibir ayuda o que resulta socialmente embarazosa. 

Características de la agorafobia

La agorafobia se caracteriza fundamentalmente por dos elementos: ataque de pánico y respuesta de evitación. 

  • Ataque de pánico. Es una reacción de excesiva ansiedad que aparece de forma súbita acompañada de pensamientos de miedo a perder el control, a sufrir una crisis o a desmayarse, entre otros. Así, se dice que la agorafobia es el “miedo al miedo”, dado el origen de la ansiedad.
  • Evitación. Es la respuesta o conducta de evitación de las situaciones consideradas “peligrosas”, de emociones como ansiedad o enfado, de actividades y lugares o de situaciones como, por ejemplo, quedarse solo en un sitio.

Además, suelen aparecer síntomas emocionales y físicos como taquicardia, dolor en el pecho, respiración acelerada, sensación de mareo o vértigo, dificultades visuales… En algunas ocasiones, la persona que sufre agorafobia puede tener dificultad para diferenciar si estas sensaciones físicas son naturales o son sinónimo de estar sufriendo la crisis. De esta forma, se desencadenan los pensamientos de temor a la situación y comienza el proceso entre la situación agorafóbica, la ansiedad y la respuesta de evitación. 

¿Qué puede desencadenar el ataque de pánico y la agorafobia?

La reacción agorafóbica podría desencadenarse por el miedo a experiencias externas e internas:

  • Externas. Relacionadas con lugares o situaciones que pueden provocar un ataque de pánico. Por ejemplo, subir en ascensor, quedarse solo en casa, usar el transporte público o los espacios cerrados.
  • Internas. Se refiere a todas esas sensaciones físicas asociadas al ataque: boca seca, sudor, mareo, temblores, pulso acelerado, etc.

Junto a esto, es importante tener en cuenta la interpretación que hace la persona de que está ocurriendo algo “catastrófico”. Es frecuente que las personas que sufren agorafobia y ataques de pánico atribuyan, por ejemplo, la sensación de frío u hormigueo, a estar sufriendo un infarto, un ataque cerebral o un ictus, entre otros. 

Complicaciones asociadas

La agorafobia puede limitar en gran medida las actividades cotidianas de la persona. Algunas personas, incluso, permanecen en casa durante largos periodos de tiempo, sin contacto social o familiar,  dada la gravedad de la situación. Además, la agorafobia se ha asociado como un elemento de vulnerabilidad de sufrir depresión, abuso de drogas o alcohol y otros trastornos de ansiedad. 

¿Qué tratamientos existen?

A lo largo de los años se han desarrollado diferentes tratamientos y formas de abordaje de la agorafobia. Entre ellos, los más utilizados son:

  • Psicoterapia. La terapia cognitivo-conductual ha resultado el modelo más eficaz en este tipo de problemas, dada la implicación tanto de pensamientos, emociones y conductas de evitación que engloba. 
  • Neurofeedback. Una técnica no invasiva que ha demostrado su eficacia para reducir los niveles de ansiedad y que puede ser una herramienta muy útil previa o complementaria al abordaje terapéutico. Además, podría ser el sustituto para rebajar la activación y evitar el tratamiento farmacológico. 

En NEPSA Rehabilitación Neurológica contamos con profesionales cualificados que nos permiten garantizar la seguridad y confianza de todas nuestras intervenciones. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para obtener más información. ¡Te esperamos!

Referencias bibliográficas

Moreno, P., & Martín, J. (2007). Tratamiento psicológico del trastorno de pánico y la agorafobia. Manual para terapeutas. Bilbao: Descree de Brouwer.

Pérez Pareja, F.J. y Borrás Sansaloni, C. (2003). Técnicas de exposición y autoexposición. Madrid: Síntesis.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar