Neuropsicología - Nepsa Rehabilitación Neurológica

923 057 037

info@nepsa.es

Neuropsicología

torres

La Neuropsicología Clínica es una rama de las neurociencias que se encarga de la evaluación, diagnóstico y tratamiento/rehabilitación de las alteraciones cognitivas, conductuales y emocionales provocadas por las diversas patologías del sistema nervioso (demencias, accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneoencefálicos, esclerosis múltiple, tumores, deficit de atención e hiperactividad, problemas del desarrollo, etc…).

Los profesionales de la Neuropsicología Clínica están formados en las distintas téncicas psicométricas y de exploración neuropsicológica, así como en la interpretación del examen neurológico y psiquiátrico, y en las técnicas de neuroimagen, neurofisiológicas y neurobioquímicas (resonancia magnética, potenciales evocados, tomografía por emisión de positrones…), para una correcta integración de los datos en el proceso de diagnóstico e intervención neuropsicológica.

Las distintas condiciones neurológicas y neuropsiquiátricas que afectan al sistema nervioso suelen provocar pérdida o eliminación de funciones cognitivas; estos déficits alteran de manera notable la vida cotidiana del paciente y de sus familiares.

El objeto de una exploración neuropsicológica, y posteriormente la rehabilitación, es recuperar esas funciones que se han perdido o que se han deteriorado para que el paciente pueda volver a llevar a cabo su vida cotidiana de la manera más independiente y satisfactoria posible; aunque la meta perseguida siempre es la recuperación total y la reinsercción del paciente a su vida anterior, cuando esto no es posible se dota al paciente de las estrategias necesarias para hacer su vida más confortable y menos dependiente.

El incremento de la supervivencia tras patologias severas del sistema nervioso dados los avances médicos de los que disponemos en la actualidad hace que la demanda de neuropsicólogos sea cada vez mayor, tanto por parte de pacientes y familiares como por parte de otros profesionales sanitarios, como son los neurólogos, neurocirujanos y psiquiatras.

La diferencia entre un centro de psicología y un centro de neuropsicología es que mientras que el neuropsicólgo ofrece un diagnóstico e intervención en patologías neurológicas y neuropsiquiátricas con objeto de recuperar o mejorar funciones cognitivas, mejorar el funcionamiento del cerebro en definitiva, el psicólogo clínico ofrece diagnósticos e intervenciones en patologias de salud mental, por ejemplo depresión, ansiedad, fobias, etc.

A pesar de las diferencias, Psicología Clínica y Neuropsicología Clínica son dos especialidades complementarias, así como también lo son en este círculo la Psiquiatría y la Neurología.

 

Evaluación y Diagnóstico:

La evaluación neuropsicológica tiene como objetivo detectar y cuantificar los déficits cognitivos que se siguen a las diversas patologías neurológicas (demencias, traumatismos, accidentes cerebrovasculares, déficit de atención/hiperactividad, etc) o psiquiátricas (esquizofrenia, depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, etc). Para una correcta evaluación neuropsicológica el neuropsicólogo se sirve de la historia médica del paciente y de las diversas pruebas que se le han realizado (resonancias, tomografías, etc.) así como de las pruebas neuropsicológicas que éste aplica.

El diagnóstico seguiría al proceso de evaluación, en este paso se integra toda la información recabada en el proceso anterior para una comprensión lo más precisa posible de la situación en la que se encuentra el paciente.

La correcta evaluación y diagnóstico neuropsicológico serán las bases para la posterior rehabilitación del paciente, ofreciendo la evaluación una línea base de la situción del paciente sobre la que realizar comparaciones a lo largo del proceso de rehabilitación.

Con la evaluación y diagnóstico neuropsicológicos también se contribuye al diagnóstico diferencial de enfermedades neurológicas y psiquiátricas.

Los resultados de la evaluación y diagnóstico neuropsicológicos se plasman en un informe detallado que se entregará al paciente o sus familiares.

 

Rehabilitación y estimulación cognitiva

Con la rehabilitación cognitiva se pretende restaurar esas funciones cognitivas que se vieron o se ven afectadas por als diversas patologías neurológicas, neuroquirúrgicas y psiquiátricas. A través de programas de ejercicios diseñados e implementados de manera individual para cada paciente se trabajan esas funciones que se encuentran alteradas; el paciente es evaluado con cierta frecuencia para conocer en qué estado se encuentra y para plantear nuevos objetivos de rehabilitación y nuevos programas.

La estimulación cognitiva es una intervención específica en trastornos evolutivos, donde las funciones aún no se han desarrollado del todo, y trastornos degenerativo, donde las funciones se van perdiendo poco a poco. En el primer caso, por ejemplo, podemos situar los problemas de aprendizaje, y en el segundo caso podemos situar las demencias. La intervención irá dirigida a mejorar (o mantener) aquellas funciones que se encuentran alteradas, y a potenciar aquellas otras que están conservadas.

 

Neuropsicología Forense

Sería la sección encargada de evaluar y diagnósticar a personas con posibles secuelas neuropsicológicas seguidas a accidentes de tráfico, accidentes de trabajo, enfermedades comunes, etc… Este tipo de diagnósticos son muy importantes para personas que se encuentran en situación de litigio con una tercera parte. En estos casos se explora al paciente neuropsicológicamente y se ofrece un informe detallado donde se enumeran, entre otras cosas, las secuelas a nivel neuropsicológico que sufre en ese momento. Además se ofrece la posibilidad de asistir como perito a los diversos procesos judiciales.

 

Diagnóstico precoz de la demencia

Las demencias son entidades patológicas que habitualmente se manifiestan de forma clínica después de algunos años de evolución. Las herramientas que se poseen en la neurología (resonancia, electroencefalograma, etc) no permiten un diagnóstico precoz de las demencias, la unica técnica que se ha mostrado eficaz en el diagnóstico precoz de las demencias ha sido la evaluación neuropsicológica. Con la evaluación neuropsicológica se puede llegar a un diagnóstico precoz y diferencial de las demencias, más aún cuando se utilizan medidas repetidas a lo largo del tiempo (6 meses por ejemplo). La evaluación neuropsicológica puede adelantar el diagnóstico incluso varios años, anticipándose a la manifestación evidente de los signos y síntomas de demencia. Es importante destacar que también se logra un diagnóstico diferencial, porque no hay que perder de vista, y frente a la asimilación general que se produce entre demencia y enfermedad de alzheimer, que hay muchos tipos de demencia y que estos tiene sintomas, tratamientos y pronósticos diferentes, pero el pronóstico siempre es mejor cuanto más nos adelantemos en el diagnóstico. A continuación se citan algunos de los tipos de demencia:

 

  • Demencia Tipo Alzheimer.
  • Demencia Fronto-Temporal.
  • Demencia Semántica.
  • Parkinson.
  • Demencia por cuerpos de Lewy.
  • Afasia Progresiva Primaria.
  • Etc.

Cabe señal que existe una entidad clínica conocida como Deterior Cognitivo Leve, que se caracteriza por el deterioro de una (o más) función cognitiva y que no cumple criterios para ser diagnosticada como demencia. El Deterioro Cognitivo Leve puede no evolucionar, pero lo cierto es que se ha encontrado relación estadísticamente significativa entre padecer Deterioro Cognitivo Leve y el desarrollo de una Demencia Tipo Alzheimer, por esto podríamos considerarlo como un factor de riesgo para padecer demencia. Su diagnóstico precoz y posterior tratamiento de estimulación cognitiva, junto con el tratamiento farmacológico adecuado, hacen que se pueda mantener su estado impidiendo el avance en unos caso o crear una reserva cognitiva que hace que su evolución sea más lenta en otros.

 

Formación y apoyo a familiares y cuidadores

La figura del cuidador es muy importante en muchos de los casos de pacientes afectados por patologías neurológicas o psiquiátricas, por ello es una necesidad formarles en el manejo de las distintas manifestciones del paciente y brindarles apoyo para poder llevar la responsabilidad de estar al cuidado de su familiar.

 

Destinatarios

Nuestros servicios van destinados a los siguientes casos:

  • Patologías neurológicas, neuroquirúrgicas y psiquiátricas: Traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares (ictus), tumores cerebrales, hidrocefalia, condiciones metabólicas con afectación de la función cerebral (alcoholismo, diabetes, etc), esquizofrenia, depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, demencias (Demencia tipon Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple, Afasia Progresiva Primaria, etc.), afectaciones por infecciones del Sistema Nervioso (Toxoplasmosis, encefalitis, etc), etc.
  • Alteraciones Pediatricas: Trastorno por Deficit de Atención e Hiperactividad, retrasos madurativos, problemas de aprendizaje (dislexia, acalculia, etc), etc.
  • Población sana que quiera realizarse una revisión de su estado cognitivo, o tener una linea base de su funcionamiento cognitivo para poder utilizarla como comparación en medidas futuras, etc.
  • Otras.

 

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar