Trastorno de estrés postraumático

¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?

A lo largo de nuestra vida diaria, cualquiera puede tener una experiencia abrumadora o que escape de nuestro control, como un accidente, ser víctimas de un asalto o de un atentado. En este sentido la policía, los bomberos, los soldados o los miembros de los equipos de emergencias son los más propensos a sufrir este trastorno dada la naturaleza de su trabajo.

Con el tiempo, muchas personas expuestas a este tipo de situaciones límite se recupera sin necesitar ayuda, pero no todo el mundo puede. En algunas, las experiencias traumáticas desencadenan una reacción que puede prolongarse en el tiempo y que pueden llegar a ocasionar serios problemas: el trastorno de estrés postraumático.

¿Cómo empieza el TEPT?

Cuando las circunstancias estresantes son de una intensidad y naturaleza concreta se produce un desajuste brusco y total de la estructura psíquica, junto con un bloqueo de las capacidades de adaptación y defensa frente al medio. Es decir, la situación termina por sobrepasar a la persona en todos sus aspectos, y esta se ve incapaz de responder a ella de forma adaptativa. Se produce una situación de “estrés traumático”.

Algunos de los acontecimientos traumáticos típicos:

  • Accidentes de tráfico
  • Combate militar
  • Un ataque personal con violencia
  • Un ataque terrorista
  • Catástrofes naturales
  • El diagnóstico de una grave enfermedad

 

Epidemiología

Cualquier persona puede padecer este tipo de trastorno, y a cualquier edad. Según el Centro Nacional para el TEPT norteamericano, en torno a 7 u 8 de cada 100 personas presentarán este trastorno en algún momento de sus vidas.

Las mujeres presentan más predisposición que los hombres a sufrir el TEPT. Algunas experiencias traumáticas pueden aumentar el riesgo y algunos factores biológicos, como los genes, pueden hacer que algunas personas sean más propensas que otras a padecer este trastorno.

¿Qué causa este trastorno?

Las causas del TEPT son aquellas experiencias o circunstancias ambientales susceptibles a provocar trauma psíquico. Por norma, este síndrome se desarrolla a consecuencia de la exposición a estresores traumáticos que amenazan de forma severa la integridad psíquica y/o física del individuo.

A esto hay que añadirle la percepción subjetiva de miedo que tenga la persona, y su atribución de incapacidad personal para afrontar dicha situación.

Se pueden distinguir varias causas generadores del TEPT:

  • La intensidad del trauma y su severidad. El grado de peligro que atenta contra la integridad de la vida del sujeto, su salud física y psicológica y su identidad.
  • El nivel de exposición, implicación y la cercanía que tiene el sujeto con el acontecimiento del trauma.
  • La repetición de las situaciones traumática. La constante aparición del estresor agota la resistencia y la capacidad de adaptación de la persona hasta el punto de que aparece el TEPT.
  • El tipo de trauma al que se expone la persona.

 

 

¿Qué se siente al tener trastorno de estrés postraumático?

Los síntomas suelen aparecer entre los tres y seis meses siguientes al acontecimiento traumático, pero a veces empiezan más tarde. Para ser considerado TEPT, los síntomas han de estar presentes más de un mes y ser lo suficientemente graves para interferir en la vida diaria de la persona.

La ansiedad, depresión, sentimientos de culpabilidad, desconsuelo. Son algunos de los síntomas más comunes que aparecen en este trastorno. Pero los síntomas principales y característicos se pueden recoger en cuatro grandes grupos:

    1. Síntomas de reexperimentación: flashbacks y pesadillas.

Revivir el suceso una y otra vez es algo muy común. Las emociones y las sensaciones físicas pueden ser tan reales como la primera vez. Cualquier evento cotidiano puede desencadenar flashbacks, especialmente si tiene relación con el acontecimiento traumático.

    1. La evitación y embotamiento.

Revivir y/o pensar constantemente en el suceso traumático hace que uno se distraiga. Además se tiende a evitar lugares y las personas que recuerden a lo sucedido, y se trata de no hablar de lo sucedido. Una forma de lidiar con el dolor en negándose a sentir nada, embotarse emocionalmente para no sufrir.

    1. Estado “de guardia”.

La persona se encuentra constantemente alerta, a la defensiva, en un continuo peligro. Es lo que se conoce como hipervigilancia.

    1. Alteraciones en las cogniciones, estado de ánimo y comportamientos.

La persona se vuelve muy negativa sobre todo lo que le rodea y el mismo, aparecen sentimientos de culpabilidad y es incapaz de sentir emociones o sentimientos positivos. Puede que su comportamiento se vuelva agresivo y violento, muy fácilmente irritable, y presentar comportamientos imprudentes y temerarios.

 

 

Tratamiento del trastorno de estrés postraumático

Cada persona es diferente y el TEPT afecta a las personas de diferentes maneras, por lo que hay que tener presente que el tratamiento que funciona en una persona en otra puede que no.

Farmacológico:

Los fármacos más utilizados y estudiados en el abordaje del TEPT son los antidepresivos, los ansiolíticos y la prazosina, medicamento que parece ser útil con los problemas del sueño.

Psicoterapia:

Todas las psicoterapias efectivas para el TEPT se centran en la experiencia traumática. No se puede cambiar ni olvidar lo vivido, pero se puede aprender a pensar de forma diferente al respecto, y a su vez sobre el mundo y de la propia vida.

El objetivo principal es conseguir que la persona sea capaz de recordar lo sucedido lo mejor posible, sin sentirse abrumado por el miedo y la angustia. Por medio de la “cura del habla”, expresando con palabras sus experiencias, se ayuda a la persona recordando el suceso, repasándolo y dándole sentido,

Con una mayor seguridad y control sobre sus sentimientos, el paciente dejara de evitar tanto sus recuerdos. De esta forma, ya no habrá una amenaza a que el recuerdo aparezca de forma espontánea y bloque a la persona, pues está podrá enfrentarse a él si surge o incluso evocarlo voluntariamente.

Algunas de los tratamientos que han demostrado su eficacia en el abordaje de esta patología son:

  • Terapia cognitivo-conductual
  • Terapia de exposición
  • Psicoeducación del TEPT
  • EMDR o Desensibilización y Reproceso por el Movimiento de los Ojos
  • Terapia para el manejo de la ansiedad
  • Terapia de grupo o autoayuda

 

 

En Nepsa Rehabilitación Neurológica contamos con profesionales del ámbito de la psicología y la neuropsicología que pueden ayudar a las personas con este tipo de enfermedad.

 

 

Referencias:

  • Báguena Puigcerver, M. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para el estrés post-traumático. Psicothema, 13(3), 479-492.
  • National Institute of Mental Health. (2016). Trastorno de estrés postraumático. Oficina de Política Científica, Planificación y Comunicaciones, 1-8.
  • Turnbull, G. (2012). Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT). Consejo Editorial de Educación Pública del Royal College of Psychiatrists, 1-11.
  • Ulloa Flores, R., Arceo Valdivia, R., Chapa Koloffon, G., & Salinas Torres, L. (2018). Guía Clínica: Diagnóstico y Tratamiento del Trastorno por Estrés Postraumático en niños y adolescentes.Mexico: HOSPITAL PSIQUIÁTRICO INFANTIL “DR. JUAN N. NAVARRO”.

 

Sigue nos o da un me gusta:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar