Depresión: Diagnóstico y tratamiento

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad frecuente caracterizada por la presencia de:

  • Tristeza.
  • Disminución del interés o el placer por todas o casi todas las actividades.
  • Pérdida o incremento importante de peso o diminución o aumento del apetito.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Agitación o retraso psicomotor.
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada.
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse o para tomar decisiones.
  • Pensamientos de muerte e ideas suicidas recurrentes junto con intentos de suicido.

 

En función del número y de la intensidad de estos síntomas, los episodios depresivos pueden considerarse leves, moderados o graves. Asimismo, esta enfermedad puede llegar a hacerse crónica o recurrente y puede aparecer junto con ansiedad, con características mixtas, con características melancólicas, con características atípicas, con características psicóticas congruentes o no congruentes con el estado de ánimo, con catatonia, con inicio en el periparto y con patrón estacional.

Por otro lado, se distinguen distintos tipos de enfermedad depresiva: el Trastorno de desregulación perturbador del estado de ánimo, el Trastorno de depresión mayor, el Trastorno depresivo persistente, el Trastorno disfórico premenstrual, el Trastorno depresivo inducido por sustancias o medicamentos y el Trastorno depresivo debido a otra afección médica.

¿Cuáles son las causas de la depresión?

La depresión está causada por la interacción de factores biológicos y psicosociales, entre los que destacan los cambios hormonales, las alteraciones en los neurotransmisores cerebrales o las circunstancias estresantes.

¿Qué tratamientos existen para la depresión?

La depresión es susceptible de ser tratada de diversas formas, entre las que se encuentran el tratamiento farmacológico y las terapias psicológicas.

Los medicamentos más importantes son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (sertralina y citalopram) y los antidepresivos tricíclicos (imipramina y amitriptilina). Mientras que las terapias psicológicas más notorias son la terapia conductual, la terapia cognitiva y la terapia interpersonal.

Referencias

Association, A. P. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5). American Psychiatric Pub.

Pérez Álvarez, M., & García Montes, J. M. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para la depresión. Psicothema, 13(3), 493–510.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar