92 305 7037

info@nepsa.es

rehabilitación temprana ictus

¿Por qué es Necesaria la Rehabilitación Precoz en el Ictus?

Al parecer, cada 6 minutos se produce un ictus en España. El ictus se trata de una enfermedad cerebrovascular que surge por la reducción u obstrucción del flujo sanguíneo en algunas zonas del cerebro.

Cuando la circulación sanguínea se interrumpe o es insuficiente, las células nerviosas dejan de recibir el oxígeno que necesitan y mueren.

El ictus supone una de las primeras causas de discapacidad y muerte en los adultos. Suele aparecer a partir de los 55 años, existiendo mayor riesgo de padecerlo a medida que avanza la edad.

Sus consecuencias suelen ser parálisis, problemas de equilibrio, trastornos del lenguaje y déficits cognitivos. Esto conlleva una importante reducción de la autonomía personal. Sin embargo…

¿Sabías que si un ictus se detecta rápido y se trata lo antes posible se puede lograr una recuperación del paciente casi total o con mínimas secuelas?

rehabilitación precoz ictus

Está comprobado que si un paciente no recibe rehabilitación después de un ictus o la comienza de manera tardía (después de años), es mucho más probable que las secuelas permanezcan.

La plasticidad cerebral como explicación

Este fenómeno se explica por la plasticidad cerebral. Nuestro cerebro es dinámico, va cambiando según las demandas de nuestro entorno. Las neuronas fortalecen y desarrollan nuevas conexiones continuamente a medida que nos exponemos a información nueva.

Cuando se da un daño cerebral, como ocurre después de un ictus, muchas neuronas se dañan y mueren. No obstante, el cerebro se encuentra preparado para reorganizarse y suplir esa pérdida.

Por eso, entre los 3 y 6 primeros meses después del ictus, es cuando se da la mayor recuperación. En este periodo, el cerebro tiene más plasticidad neuronal; y, por tanto, mayor capacidad de reorganización, crecimiento axonal y dendrítico.

¿La recuperación espontánea no es suficiente?

Por naturaleza, existe un mecanismo que se conoce como “recuperación espontánea”. Se refiere a que el cerebro por sí mismo tiene una cierta capacidad para recuperarse de los daños que ha sufrido. Sin embargo, esta recuperación puede darse en una dirección incorrecta o no ser suficiente para reducir las secuelas.

Un gran número de estudios ha manifestado que, si la rehabilitación se lleva a cabo de manera precoz y la realiza un equipo multidisciplinar de expertos (logopedas, neuropsicólogos, neurólogos, fisioterapeutas…), la recuperación será notablemente mejor. Incluso hay casos que las secuelas podrían desaparecer casi por completo.

Además de una mejor recuperación funcional, un tratamiento precoz evita que el ictus se repita. Por otro lado, se asocia con una menor mortalidad y menor estancia hospitalaria.

Este hecho se corrobora día tras día en nuestra clínica:

Cuanto antes se trate a una persona que ha sufrido un ictus, mejor y más rápido se recuperará.

Cinta Martos Silván

Licenciada en Psicología en la Universidad de Huelva. Máster en Cerebro y Conducta (Universidad de Sevilla). Redacción de artículos de divulgación principalmente sobre neurociencia. Especialista en Neuropsicología.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar