Monograficos para Pacientes y Familiares: Alzheimer III - Nepsa Rehabilitación Neurológica

923 057 037

info@nepsa.es

Monograficos para Pacientes y Familiares: Alzheimer III

NO TODO ES DEMENCIA: PATOLOGÍAS Y CONDICIONES QUE PARECEN DEMENCIA Y NO LO SONdiagnosis

En algunas ocasiones, las personas que tienen pérdida de memoria no quieren acudir al especialista por miedo precisamente a que se descubra la causa de su pérdida de memoria y que ésta sea una demencia.

La pérdida de memoria es un sintoma que acompaña a algunas patologías sin que éstas sean demencia, como la fiebre es sintoma de muchas enfermedades sin que todas sean graves.

A continuación expondremos algunas patologías cuyos síntomas pueden hacernos pensar, erróneamente, en la demencia:

 

Depresión

Es una patología común y afecta con frecuencia a las personas mayores. Podríamos hablar de dos tipos, sin entrar mucho en tecnicismos. Por un lado una más seria, depresión clínica, que debe recibir tratamiento especializado; y por otro lado, una más leve, donde sólo se dan algunos síntomas y de manera no demasiado severa.

En cualqueir caso, algunos síntomas de depresión son similares a los de la demencia. las personas con depresión habitualmente se quejan de fallos de memoria y de falta de concentración, síntomas que también pueden ocurrir en personas con demencia.

Cuando alguien acude a un especialista por síntomas de este tipo hay que hacer una cuidadosa evaluación que nos indique si el paciente está deprimido o no, o si es posible que tenga demencia o no. Evidentemente, el tratamiento para ambas patologías no es el mismo.

 

Envejecimiento normal

Los lapsus de memoria son comunes en personas mayores. El hecho de que una persona mayor tenga algunos lapsus de memoria no quiere decir que su memoria esté alterada o que esté desarrollando una demencia; para que haya demencia tienen que alterarse también otros dominios cognitivos distintos de la memoria.

Además, no sólo debe estar alterada la cognición (memoria, lenguaje, etc…) sino que debe haber un reflejo de esta afectación en otras áreas, como las actividades de la vida diaria, síntomas psiquiátricos, etc.

En la gente de más edad se espera cierto grado de declive de las funciones cognitivas, así, los mismos síntomas en una persona de 40 no tienen el mismo significado que en una persona de 80.

 

Delirium

En las personas mayores el delirium es causado por enfermedades físicas que producen un desequilibrio a nivel químico en el cerebro, que resulta en un estado general de confusión.

La persona tiene problemas de pensamiento y se muestra desorientada, no sabe donde está, ni la fecha en la que vive, etc.

La mejor manera para diferenciar el delirium de la demencia es conocer cómo comenzó y progresó la enfermedad. En la demencia se presenta y progresa muy lenta y sutilmente, sin embargo, en el delirium aparece bruscamente y los síntomas fluctuan.

 

Drogas

En pacientes que toman drogas, o en aquellos que están tomando medicacines, sobre todo psicotrópicas, hay que evaluar cuidadosamente que los síntomas que presentan puedan ser causados por esas sustancias que toman en lugar de por una demencia o,  quizás, por ambas cosas.

 

Dificultades de aprendizaje o alteraciones similares

La demencia se desarrolla desde un punto concreto en el ciclo vital, no se nace con ella. Las dificultades de aprendizaje se sufren desde el momento del nacimiento, produciendose desde entonces alteraciones cognitivas. Es cierto que la demencia afecta también a personas con discapacidades relacionadas con el aprendizaje, y es sumamente complicado valorar la demencia en estos pacientes, puesto que hay sintomas que se solapan. Existe una asociación específica, por ejemplo, entre el Síndrome de Down y la Enfermedad de Alzheimer; la mayoría de personas con síndrome de don desarrollan en su edad adulta unos cambios estructurales en el cerebro parecidos a los que provoca la enfermedad de Alzheimer.

 

Efectos de una pobre estimulación ambiental

Personas que ha vivido en ambientes poco estimulantes durante muchos años (por ejemplo en una institución, o en hospitalización muy prolongada) podrían tener peores resultados en pruebas de evaluación y generar la impresión de que tienen demencia, sin que esto fuera así. Pero esto es raro, no es lo común.

 

Pobre agudeza visual y visión

Las pruebas generalmente utilizadas para la detección de posibles casos de demencia necesitan que la persona vea bien. La visión alterada podría hacer dificil valorar a una persona con posible demencia, y si sus problemas de visión no son corregidos o tenidos en cuenta podríamos interpretar erroneamente que la persona rinde peor de lo que lo puede hacer en realidad

Sigue nos o da un me gusta:

nepsa

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar