La felicidad está sobrevalorada - Nepsa Rehabilitación Neurológica

923 057 037

info@nepsa.es

La felicidad está sobrevalorada

Soy consciente de que este tema puede causar polémica y que el título del post resulta chocante en un primer momento ya que por lo general las personas que acuden a visitarnos lo hacen debido a que uno de sus motivos principales es lograr SER FELICES.

Vivimos rodeados de la presión social a ser felices, es más, existen ciertas normas no escritas que van a establecer si una persona tiene todo lo necesario para ser feliz o no, se habla de una felicidad del tener y no del simple estar conforme en tu piel. Así nos encontramos a numerosas personas que viven bajo exageradas exigencias para conseguir o no perder aquello que les han hecho creer que les va a hacer felices, porque además, sin felicidad, ¿la vida tiene sentido?.

No me refiero únicamente a la felicidad de consumo (tener ciertos objetos materiales como casas inmensas, coches potentes,…) incluyo aspectos que considero que son aún más importantes, como por ejemplo la idea de si no tienes un trabajo que te satisfaga no puedes vivir plenamente, si no tienes hijos o pareja, no eres una persona completa y por tanto, es imposible que puedas ser feliz…

felicidad

Es curioso cómo en la mayoría de libros de autoayuda se promulga al lector-paciente una serie de consejos que si la persona los sigue harán que consiga aquello que tanto desea. Hoy no voy a hablar de si los libros de autoayuda son “buenos” o “malos”, como muchas cosas, tienen aspectos positivos pudiendo ser útiles para determinadas personas en determinadas circunstancias, y otros que no lo son tanto.

Sería interesante poder distinguir o conocer qué es realmente la felicidad o en qué consiste. Muy probablemente para cada persona tenga un sentido distinto (es cierto que muchos de sus aspectos serían compartidos por la mayoría), me refiero a por ejemplo, para una persona que está enferma, la felicidad consistiría en dejar de estarlo, para el que está en paro, conseguir trabajo…

Es decir, la felicidad o su ausencia estaría relacionada con aquello que nos falta y sentimos como imprescindible, sin embargo, una persona con una enfermedad crónica, ¿no puede ser feliz?, seguro que todos conocemos personas que a pesar de haber pasado o estar pasando una enfermedad grave muestran su mejor cara y no pierden la sonrisa.

Resulta contradictorio que una persona dedique su vida a “buscar” la felicidad, ser feliz no es una obligación, es más, cuando uno se esfuerza por ser feliz, está dejando se serlo, porque la felicidad es espontánea, es un sentimiento que aparece cuando menos lo esperas, cuando no te estás fijando en él.

Quisiera volver a las razones por las cuales la felicidad mal entendida está sobrevalorada. Muchas personas piensan que la vida sólo es merecedora si uno es constantemente feliz, para comenzar, el hecho de que una persona estuviera a todas horas riendo, haciendo bromas y “feliz” podría indicar algún grado de patología. En segundo lugar, sabemos que la vida también nos lanza retos y no todo son buenas noticias, es importante no tenerle miedo a la tristeza o dolor que esos momentos pueden conllevar, sería totalmente inadecuado que permaneciéramos “felices” en estas situaciones y eso no nos convierte ya en seres desdichados, todo lo contrario, estamos siendo sanos al adaptarnos a las circunstancias.felicidad2

Es cierto que por lo general esos momentos más duros son puntuales y no por ello el cómputo final ha de dar como resultado ser infeliz. Mi intención es referirme al resto del tiempo, cuando uno dice “no soy feliz”. En estas ocasiones es habitual que se preste más atención a las cosas que nos faltan, que no tenemos y desearíamos, descuidando de nuestra atención a aquéllas que aunque no sean perfectas son válidas y reconfortantes.

Sin duda “conseguir la felicidad” pasaría por la aceptación de lo que estamos viviendo, ver qué cosas sí podemos cambiar y mejorar y aprender a tolerar y querer aquéllas que no podemos modificar, quitando el peso a la necesidad de conseguir todos los logros o metas desbordantes para poder ser feliz.

Sin duda la mejor felicidad es la de aquél que expresa y siente que se encuentra bien a pesar de las dificultades y no le da mayor importancia a si todas sus expectativas se ven cumplidas ni si su vida es realmente feliz, se dedica exclusivamente a vivirla (con todo lo que conlleve), a gozar de ella y a disfrutar del camino, del momento presente.

Autora: Cristina Martínez Bernal

Psicóloga Terapeuta de Nepsa

Sigue nos o da un me gusta:
error

nepsa

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar