Hábitos para un cerebro sano

Muchas investigaciones han destinado sus esfuerzos a demostrar la implicación que pueden tener algunos hábitos sobre nuestra cerebro o nuestro corazón e influir en nuestra salud general. Además, se ha observado como establecer ciertas rutinas o estilos de vida pueden reducir el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. ¿Qué podemos hacer para mantener nuestro cerebro sano?

  1. Abandona hábitos tóxicos.

Los más frecuentes suelen ser el tabaco y el alcohol. Evitar este consumo es muy aconsejable en toda la población, pero sobre todo es muy aconsejable para prevenir diversas enfermedades.

2. Realiza actividad física diaria.

Un ejercicio sencillo y adecuado al ritmo de cada persona durante unos 30 minutos, puede mejorar el bienestar, el estado de ánimo y las relaciones sociales de la persona. Por ejemplo, salir a caminar, practicar algún deporte de bajo impacto o hacer ejercicios en el parque. 

3. Come comida real.

Cada vez más, se ha demostrado que evitar el consumo de alimentos azucarados y ultraprocesados puede reducir

significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares y demencias. La dieta mediterránea suele ser el modelo recomendado por los nutricionistas, ya que motiva el consumo de vegetales, frutas, pescados, huevos y cereales, priorizando grasas saludables y evitando alimentos precocinados. 

4. Mantén un control médico regular. 

Es importante realizar revisiones médicas para medir la tensión arterial y el colesterol. Así, se reduce el riesgo de hipertensión, obesidad y diabetes.

5. Activa tu mente.

Muchos estudios han demostrado la importancia de tener una alta reserva cognitiva para frenar o reducir el deterioro que podría provocar el Alzheimer. Para ello, es importante estimular nuestra mente con actividades diarias. Por ejemplo, la lectura, los juegos de mesa, pasatiempos de las revistas… requieren habilidades de cálculo, lenguaje, memoria, función ejecutiva y atención. Todo esto, podría ayudar a mantener las funciones cognitivas lo más intactas posibles. 

6. Cuídate. 

El bienestar emocional es fundamental para tener una vida tranquila y lo más equilibrada posible.  Es frecuente observar la implicación emocional de ciertas enfermedades. Apatía, falta de motivación, bajo estado de ánimo, desesperanza… Es por esto que, al mismo tiempo, es conveniente mantener un seguimiento de la salud mental y psicológica. 

7. Cultiva tus relaciones sociales. 

Las relaciones sociales son un factor fundamental para mantener un cerebro sano. Salir a dar un paseo, llamar a un familiar, participar en asociaciones y conversar con gente, te mantiene orientado y socialmente activo. Además, influye directamente sobre nuestro estado de ánimo y nos ayuda a mantener un rutina o unos planes en nuestro día a día. 

Además, existen tratamientos específicos que tienen como objetivo frenar la enfermedad e intentar promover el máximo bienestar y salud tanto de la persona como de sus familiares. Contacta con nosotros para obtener más información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar