Adicciones sociales

Las adicciones sociales son hábitos de conducta aparentemente inofensivos que, en ocasiones, pueden interferir gravemente en la vida cotidiana de las personas afectadas, convirtiéndose en “adictivos”. Generalmente, consideramos sólo incluir dentro de las conductas adictivas aquellas que conllevan una sustancia, como el alcohol, el tabaco o la cocaína. A diferencia de estas, en las adicciones sociales el objeto o conducta problemática no es en sí adictiva. Por ejemplo, utilizar el móvil o los videojuegos no es un problema en sí mismo. La “adicción” surge cuando, de esa práctica, se establece una relación problemática entre la persona y la utilización del móvil o los videojuegos. 

¿Qué define a las adicciones sociales?

Las adicciones sociales son innumerables. Incluyen todas aquellas actividades normales de las que se hace un uso anormal, determinado por algunos factores:

  • Frecuencia, intensidad o duración. Cada vez el comportamiento se realiza más veces y durante más tiempo de uso.
  • Interferencia grave en la vida personal, social o laboral. La conducta adictiva comienza a suponer alteraciones en la vida del individuo. Por ejemplo, podría priorizar realizar la práctica adictiva a las obligaciones laborales, llegándole a causar un despido. Además, la persona suele persistir a pesar de las evidentes consecuencias.
  • Pérdida de control al desarrollar la actividad. Cognitiva, emocional o físicamente, existe una dificultad para detener la conducta. 
  • Dependencia psicológica. Determinada por un “síndrome de abstinencia” y una “tolerancia”. Por un lado, el síndrome de abstinencia, se traslada a las conductas sociales en forma de un malestar que sólo puede ser satisfecho realizando la conducta. Por otro lado, la tolerancia hace referencia al hecho de necesitar cada vez realizarla con mayor frecuencia, intensidad, o durante un mayor período de tiempo, para obtener la misma satisfacción que obtenía al principio. 
  • Función que cumple. Finalmente, el abuso a los videojuegos del que poníamos el ejemplo previamente, termina por convertirse en el único objeto de interés de la persona. De esta forma, desecha el resto de actividades que antes le resultaban placenteras. 

Bases neurobiológicas de las conductas adictivas

Las adicciones sociales son un foco novedoso y en proceso de estudio a nivel neurofisiológico. A pesar de de esto, se conoce que son conductas mediadas por el llamado “circuito de recompensa” cerebral. Este circuito se activa cuando algo nos produce placer.
Imaginemos que alguien está en la cola del supermercado y tiene deseo de fumar. Se resiste durante un tiempo, hasta que sale del lugar y enciende su cigarro. Fumar le produce un placer que satisface tanto su deseo previo, como el malestar que le generaba no poder llevarlo a cabo en el interior del supermercado. 

En las adicciones sociales sucede lo mismo: la persona desea realizar una conducta (jugar a la máquina tragaperras) que al ser llevada a cabo, le produce una recompensa inmediata. Este mecanismo hace que nuestro cerebro aprenda que al llevar a cabo esa práctica se obtiene la satisfacción necesaria. Así, cada vez la persona buscará esa gratificación más veces al día o durante más duración.

Algunas adicciones sociales

Son innumerables y puede incluir cualquier actividad de la que se haga un uso problemático. Algunas de las más estudiadas son el juego patológico, la adicción al sexo, a las compras, al trabajo, al móvil, a las redes sociales o a los videojuegos.

Tratamientos para las adicciones sociales

Es frecuente plantear algunos de ellos desde la similitud entre las conductas adictivas a sustancias y las sociales. De forma individualizada, las interveneiones podrían ir dirigidas al estado emocional, al control de impulsos o a la promoción de otras actividades gratificantes, entre los diversos objetivos. Algun
os abordajes frecuentes se realizan desde los ámbitos de:

  • Psicoterapia. Utilizando técnicas de exposición, control de estímulos, cambios en el estilo de vida o la influencia de los estados emocionales, se realizan intervenciones para mejorar las áreas en las que la conducta ha creado interferencia. 
  • Neurofeedback. Desde este ámbito, se incide en modular la actividad cerebral generada en el circuito de recompensa. Así, es posible mejorar el control de impulsos o reducir el deseo compulsivo por poner en marcha la práctica. Además, permite tratar los estados emocionales asociados como, por ejemplo, la ansiedad. 

Ambas opciones podrían dar resultados beneficiosos tanto de forma individual como complementando una con la otra. El objetivo definitivo es conseguir eliminar o reducir las conductas problemáticas y mejorar el estado de ánimo y calidad de vida. 

En NEPSA Rehabilitación Neurológica somos especialistas en técnicas de Neurofeedback y Psicoterapia, que pueden ayudar al tratamiento de las adicciones sociales. Basándonos en los principios de individualidad y confianza, garantizamos unos servicios que valoren las características específicas del caso, considerando las mejores opciones para el bienestar del individuo único. Ponte en contacto con nosotros para obtener más información. Estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas. 

Referencias bibliográficas

Echeburúa, E. (2008). Abuso de alcohol. Madrid: Síntesis.

Otero-López, J.M., Rodríguez Castro, R. y Rodríguez Villarino, R. (2001). Adicción a la compra. Análisis, evaluación y tratamiento. Madrid: Pirámide.

Pedrero Pérez, E.D. (2011). Neurofeedback en el tratamiento de las adicciones. En Pedrero Pérez, E.D. (Ed.), Neurociencia y Adicción (351-358). Sociedad Española de Toxicomanías SET.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Escríbenos

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si sigues navegando, entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar